Seleccionar página

 

Nissan, en su apuesta firme por mejorar la seguridad en sus vehículos y reducir la siniestralidad en las carreteras continúa investigando nuevas aplicaciones tecnológicas para minimizar el error humano que está presente en un 90% de los accidentes de tráfico.

En este sentido, Nissan trabaja en un concepto denominado “Brain-to-Vehicle”, una gran revolución para el sector que conectará el cerebro del conductor al vehículo cambiando radicalmente la forma en la que interaccionamos con los automóviles. El objetivo, más que sustituir al conductor con un piloto automático, es tener acceso a sus intenciones entre 0,2 y 0,8 segundos antes de que las ejecute para así anticiparse y conseguir una conducción personalizada, más cómoda y segura. El proyecto de aplicación de los interfaces cerebro computador presenta avances en tecnología wearable de medición de la actividad cerebral, en procesamiento de la actividad cerebral para obtener la anticipación al movimiento, y en nuevas formas de realizar el control compartido con los automóviles.

El objetivo del proyecto: Brain-to-Vehicle (B2V)

Desde que el cerebro da una orden de movimiento hasta que nuestros músculos la ejecutan pasan entre 0,2 y 0,4 segundos, tiempo que tarda la orden en recorrer el sistema nervioso desde el cerebro hasta la activación de la musculatura. Además, antes de que el cerebro de la orden, entre unos 0,2 a 0,6 segundos se producen las señales cerebrales de “preparación” del movimiento. En este caso, entre 0,4 y 1 segundo antes de que un conductor pise el pedal del freno ya se pueden interpretar las señales para identificar la intención del conductor, y así el coche podría empezar la frenada instantáneamente. A 100km/h esto supone ahorrarse 27 metros de frenada. Esto puede extenderse a cualquier giro o maniobra que vaya a llevar a cabo el coche, dado que involucra un comportamiento motor con nuestros brazos o piernas que podría ser anticipado por el vehículo.

    Un aspecto muy importante de la integración de esta información con el automóvil es que está basado en un control compartido, es decir, el conductor y el coche comparten la conducción para aumentar la experiencia y la seguridad.

    Este avance de Nissan es un primer hito desarrollado en colaboración con Bitbrain, el Instituto Federal Suizo de Tecnología y el Instituto Nacional de Investigaciones Científicas de Canadá.

    Este proyecto se asienta sobre cuatro pilares básicos de investigación y desarrollo:

    1. Una nueva tecnología wearable de medición de la actividad cerebral de electroencefalografía (EEG), inalámbrica, cómoda para llevar puesta durante largo tiempo, y muy fiable para capturar el comportamiento natural en un coche.

    2. Un análisis de datos de la actividad cerebral en tiempo real capaz de detectar la anticipación al movimiento del conductor.

    3. Nuevos procedimientos de control compartido entre el automóvil y el conductor utilizando la información cerebral.

    4. Nuevos sistemas de integración y pruebas basados en simulaciones y coches reales.

    Share This